La CULTURA del reino, un MAPA hacia la eternidad


Artículos
star

Traducir

¿El precio justo? ¡¡¡¿Qué?!!!

| 0 comentarios

No parece una frase tomada de algún periódico en estos tiempos que corren. Creo que tampoco se ha podido escuchar tales cosas en las congregaciones cristianas de hoy en día, pero: ¿EL PRECIO JUSTO? ¿Puede ser esto así?


Sección: REYES, JUECES Y SIERVOS
Diálogos y pensamientos sobre
los reyes y los jueces de Israel.





Es como cuando la televisión muestra de manera ridícula a quién devuelve una gran suma de dinero. Es como que esos tiempos han quedado atrás, y por cierto, muy atrás, yo diría mil años antes de Cristo:
1° Crónicas 21:24
Entonces el rey David dijo a Ornán: No, sino que efectivamente la compraré por su justo precio; porque no tomaré para Jehová lo que es tuyo, ni sacrificaré holocausto que nada me cueste. [RVR1960]. [Énfasis añadido].

Como si David no entendiera los negocios en los que se metía. Pero podemos dar FE que realmente estaba en los negocios de su padre. El esfuerzo era lo que Dios mandaba, y a un antecesor no tan lejano se le había pedido esto y además valentía [Josué 1:9]. Asimismo David le enseño a su hijo la misma lección [1° Crónicas 22:13].

El precio demanda un sacrificio para afrontar el costo. Un sacrificio que cueste es lo que David perseguía. En este mundo donde se miden los valores y los costos, la verdadera diferencia la hace el precio justo, la justicia misma.

Hay que hacer sacrificios para afrontar tanto cargas como gravámenes, etcétera, para acceder a la compra de algún bien necesario, y la evasión es calificada como delito, aunque la viveza hoy está a la orden del día para aquellos que quieren aprovecharse y sacar ventajas en situaciones de intercambio de bienes. Pero eso se llama egoísmo y es totalmente contrario a la posición mencionada.
Isaías clarificó antes que cualquier periódico tenga la noticia, un adelanto de una verdadera compra, con sus consiguientes cargas y sacrificios en Isaías 53:6: “Mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”.

David ante la justicia de Dios respondió con Justicia, y esto tuvo repercusiones, porque el carácter de Dios triunfa de manera eterna cuando aplicamos su ley y sus deliciosos mandamientos.

1° Corintios 6:20
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. [RVR1960]. [Énfasis añadido].

La aceptación de la justicia de Dios nos lleva por sus santos caminos [Salmos 145:17].




Carlos Samuel Mansilla
Twitter: @asusemejanza

Safe Creative #1403201074570

Poema: Fuera de los tiempos

| 0 comentarios

Hoy como ayer, día de duelo
para mi carne, de mi cuerpo
plan de muerte constante
para así poder asirnos
del verdadero sustento:
Cristo en un amanecer eterno.

Esta revolución me gusta
Pon piedras si quieres en mi cuello
No me espera el fondo del mar
No importa impactar el suelo
Porque vivo inacabable fuego:
Inextinguible ímpetu Interno.

Me habitan matices perpetuos
inquebrantables ecos del cielo
Mora su innegable amor eterno,
dentro de mí, rodeándome sin fin
aquel creador que me construye
dentro y fuera de los tiempos.


 
 
 
Safe Creative #1403201074570



Un líder rechaza multitudes no comprometidas

| 0 comentarios


Juan 6:26. 
Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. [RVR1960] [Énfasis añadido]

Sección: EL VERDADERO LÍDER
Tomando el ejemplo de Jesús llegamos
al verdadero liderazgo de todos los tiempos
Twitter: #elejemplodeJesús.




Jesús respondió a la gente que lo buscaba [Juan 6:24] enfrentándolas con sus verdaderas motivaciones. Las motivaciones son claras y siempre han sido fundamentadas por el ser humano a lo largo de la historia incluso dentro del pueblo de Dios.

En el desierto, el pueblo elegido por Dios, demostró sus motivaciones cuando ellos le recordaron a Moisés qué era lo que los saciaba: Eso que comían de balde, gratis, sin costo alguno [Strong H2600], sin esfuerzo [Números 11:5].

El mismo pueblo de Dios, ya establecido en la tierra prometida y tras sus muchas historias de idas y vueltas, sus engaños y fornicaciones, sus idolatrías y alianzas con otros pueblos, le respondió a Jeremías: “…pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno…” [Jeremías 44:17] [Énfasis añadido].

En estas conclusiones de razonamiento podemos ver que sus acciones están diciendo: “Lo que hace bien, está bien”. Pero Dios dijo que engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso [Jeremías 17:9], y sabemos que el que confía en su propio corazón es necio [Proverbios 28:26], siendo la incredulidad lo que nos aparta de Dios cuando somos dirigidos por otra cosa que no sea el único Dios [Hebreos 3:12].

No podemos decir que lo que nosotros percibimos como bueno o como malo es la motivación de cómo deberíamos accionar. Este no es el razonamiento de Dios, de otra manera no podríamos encontrarle el sentido o la aplicación a amar a nuestros enemigos. Esto va contra nuestro razonamiento, nuestro corazón y nuestros sentimientos. Y es Dios quién nos llama a ir contra la naturaleza terrenal, humana y diabólica [Santiago 3:15], y es Él quién ha expuesto una forma de vida diferente desplegando su sabiduría eterna en Mateo 5.

Como líderes la única opción es ser como Jesucristo, ese es el verdadero liderazgo, totalmente contrario al entendimiento humano. Hay que diferenciar quiénes son los que verdaderamente buscan primeramente el reino de Dios, su justicia [Mateo 6:33] y no le interesa servir al vientre, [Filipenses 3:19] y quiénes NO.

Estos “quiénes NO” generalmente son las multitudes maravilladas por las señales.
Las multitudes no están comprometidas con el mandato de Jesucristo, sino que buscan la satisfacción a corto plazo, como el dinero [Marcos 14:11] [Lucas 18:24], riquezas [Marcos 4:19, Mateo 6:24], sanidad propia o de un pariente, estabilidad emocional o psíquica [Juan 6:26], tratando siempre que la propia egolatría y bienestar los auto gratifiquen. Dios puede hacer esto y mucho más pero en el orden celestial, y primero es el reconocimiento divino [Mateo 6:33, Juan 6:27, Romanos 10:3, Mateo 19:29], esa fe que desencadena la gracias, para que luego, en obediencia [Romanos 6:16; 2° Corintios 10:6] y amor a su palabra [Juan 14:15,21], podamos aplicar todo aquello que nos lleva a santificación. Lo demás es añadidura [Salmos 91].

Juan 6:27
Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.
Filipenses 2:21
Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús.

Discernir quiénes son los doce entre una generación, quiénes son esos pocos entre tantos, huir del ruido al otro lado del mar como lo hizo Jesús hacia Capernaum [Juan 6:24], para enseñar a esos que verdaderamente tienen la llama encendida [Lucas 8:10], es lo que nosotros debemos perseguir. Esto hizo Jesucristo y nos dio mandato:
Mateo 28:19-20
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Haced discípulos y no creyentes de poca monta, y eso se hace enseñando que guarden todos los mandamientos de Jesucristo y no enseñando a que busquen los panes y los peces.



Hashtag: #elejemplodejesus


Carlos Samuel Mansilla

Caminando en el poder del Espíritu

| 0 comentarios

Caminando en el poder del Espíritu
Viviendo en la plenitud de una nueva vida en Cristo
Autor: A. W. Tozer
Editorial: Publicaciones Alianza.


Sección: Libros y reflexiones
Reflexiones y acercamientos a libros claves que
nos ayudan a conocer nuestra responsabilidad, un poco
mejor, ante la gracia que se nos ha encomendado.

#LibroCristianoRecomendado


 
Entender cómo trabaja el poder del Señor en aquellos que entienden que tienen que hacer su parte, llevará a los cristianos a un nivel esperado por Dios de acuerdo a su naturaleza.

Esto es una dirección natural del cristianismo que ha sido dejada de lado. Dios en su justicia, amor y obediencia nos ha mostrado un camino a seguir en el cual debemos nosotros hacer nuestra parte fundamental.

Por esto, este libro nos lleva a entender cuáles son las esferas en la omnipotencia de Dios, de acuerdo a su gracia, y cuáles son las que nos pertenecen a nosotros, como individuos de acción para la elección y ejecución de sus mandamientos.

La obra de Dios es perfecta y requiere nuestra propia acción. La fe, las obras, los frutos del Espíritu, los frutos de la obediencia, son puntos de desarrollo bíblico para que Dios de manera plena haga su obra y que nosotros no nos quedemos al margen de dicha obra por nuestras propias causas y cegueras.

En pocos capítulos podemos entender puntos cruciales y necesarios para que la gracia de Dios sobreabunde en aquellos que fueron llamados para vivir como hijos de obediencia.



Links de la editorial:


Por Carlos Samuel Mansilla
Twitter @asusemejanza
#LibroCristianoRecomendado

Detrás de las ovejas

| 0 comentarios

En el campo, lejos, donde había pastos verdes, en aquellos lugares en donde podían pastar las ovejas, allí, se dirigían los pastores. Ellos no estaban en sus hogares durante el día y muchas veces por largos y extenuantes días, tampoco estaban en la guerra mostrando sus fuerzas que en otro tiempo habían conseguido en el trabajo campesino, ellos estaban practicando con su honda la orientación del rebaño.



Sección: REYES, JUECES Y SIERVOS
Diálogos y pensamientos sobre
los reyes y los jueces de Israel.



 
Suele pasar que los que conducen al rebaño, no los encontramos cuando a nosotros se nos ocurre necesitarlos, porque en ese momento seguramente estarán en algún lugar trabajando. Esto pasa hoy en día de la misma manera que ha pasado en la historia bíblica.

Es curioso que quienes han conducido en la biblia, no lo hayan hecho de manera explícita, y se han presentado en la biblia como personas que no han acreditado su título, rótulo o currículo indiscutible como aquel boxeador que defiende su corona. O en definitiva han rehusado a su gloria como impronta de un estilo de vida basado en lo eterno. Lo hizo José [Génesis 41:16], lo hizo Moisés [Éxodo 6:12], lo hizo Gedeón [Jueces 8:23], lo hizo Daniel [Daniel 2:27-28], lo hizo Juan el bautista [Marcos 1:7, Lucas 3:15-16, Juan 1:20-23], en definitiva lo hizo Jesucristo siendo Él el mismo Dios hecho carne [Filipenses 2:5-8].

Esa lógica eterna es lo que llevó a David a ser príncipe. No fue el caso de cómo Saúl terminó su reinado, pues Saúl no tenía la lógica que poseen los que están detrás de las ovejas, y eso quedo demostrado con el ego expuesto cuando “David hirió a sus miles y Saúl a sus diez miles” [1° Samuel 18:7]. Eso no ocurrió realmente, sólo fue un cántico de reconocimiento hacia alguien que no le había importado ser reconocido, pero para el Rey de ese momento había sido una afrenta directa a su ego anticristiano.
1° Crónicas 17:7
Por tanto, ahora dirás a mi siervo David: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo Israel. [RV1960].
[Énfasis añadido]
Hay una diferencia tajante entre estar detrás de las ovejas y hacer obras para ser vistos por los hombres [Mateo 23:5], hay una diferencia entre querer ser loado como el que mato diez miles [Mateo 23:6, 1° Samuel 18:7] y ser enaltecido por la humildad [Salmos 138:6, Lucas 1:52, Santiago 4:6].

El Señor no mira las credenciales, o el porte como carta de presentación de acuerdo a actitudes y aptitudes rotulares, el Señor mira más allá de las ovejas, mira detrás del redil, ahí donde los hombres de Dios están trabajando en su propia transformación, la del corazón [1° Samuel 16:7].
Y David no había sido tenido en cuenta [1° Samuel 16:11]. Él solamente era pastor de animales. Él estaba en algún lugar apacentando ovejas obedeciendo lo que su padre la había encomendado. David, el pastor, había estaba haciéndose apto para toda buena obra, buscando la voluntad agradable ante su Señor [Aunque después siguió toda su vida detrás de las ovejas haciéndose apto, incluso hasta momentos antes de llegar a la corona, e incluso después].

Asimismo Jesús como pastor de ovejas se hizo apto hasta la muerte de cruz, mostrando la naturaleza del amor basado en la absoluta obediencia, siendo Él el único digno de toda gloria. Por lo tanto, podemos extrapolar en David lo hecho por Jesucristo: La sujeción propia  a toda humildad y sencillez expone a aquel quien es realmente digno de toda gloria, para no vivir ya nosotros bajo méritos egoístas, sino que sea Cristo en nosotros [Gálatas 2:20].
Hebreos 13:20-21
Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.[RV1960]
Y era Jesucristo quién tenía la autoridad para decir: “Yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo Israel” [2° Samuel 7:8].Y es Jesucristo quién hoy tiene la autoridad de llamarnos, incluso aunque estemos oculto detrás de algún lugar perdido fuera del reconocimiento de los demás.



Carlos Samuel Mansilla
Twitter: @asusemejanza

Safe Creative #1403201074570

Un líder confronta a la luz de la palabra

| 0 comentarios

Lucas 11:45
Uno de los expertos en la ley le respondió: —Maestro, al hablar así nos insultas también a nosotros. [NVI]   


Sección: EL VERDADERO LÍDER
Tomando el ejemplo de Jesús llegamos
al verdadero liderazgo de todos los tiempos
Twitter: #elejemplodeJesús.





En esta confrontación, se ponía en juego el entendimiento de la verdad. Jesús mismo dijo: YO SOY LA VERDAD [Juan 14:6], Él es el testimonio mismo de la verdad [Juan 18:37].

Entonces desde este punto de partida podemos entender en otras dimensiones el planteo de Jesucristo y el entendimiento eterno de la naturaleza de Dios. El carácter de Dios se define entre otras características por la verdad, él es la VERDAD y Él es en sí mismo la suma de su palabra [Salmos 119:160]. Juan explica magistralmente el estado sobrenatural de Dios al decir que “en el principio era LOGOS [G3056: λόγος, logos, Palabra], y LOGOS era con Dios, y LOGOS era Dios”, mostrando que Jesucristo, la Palabra misma, siendo Dios, vino y habitó entre nosotros.

Cualquier filosofía, tradición, entendimiento humano, desarrollo intelectual, etcétera, es incomparable con la VERDAD misma. Esta VERDAD es eterna y “ES” por siempre, tanto en poder, como en potencia, omnipresencia y omnisciencia. Sería entonces estúpido pensar que lo que procede de lo “no eterno”, de lo creado, sea mejor que lo increado, sea mejor que la PALABRA [Logos], sea mejor que Jesucristo, sea mejor que la VERDAD.

Sólo nos puede apacentar la VERDAD [Salmos 37:3], y la PALABRA nos da vida, así como en la creación sólo por la PALABRA fueron creadas todas las cosas es como nosotros recibimos la plenitud de aquel que todo lo llena en todo [Efesios 1:23]. Jesucristo nos da libertad [Juan 8:32] y al practicar la VERDAD permanecemos en luz [Juan 3:21] y en Él somos santificados [Juan 17:17].

Por esto, Jesús siendo la VERDAD misma, se confrontó contra lo que se oponía a la eterna VERDAD. El egoísmo, las apariencias, la egolatría puesta por sobre todas las cosas era (Lo es) algo inadmisible ante la humildad demandada por Dios, ante estilos de vida tales como: “Ninguno busque su propio bien sino el del otro” [1° Corintios 10:24].

Nosotros somos parte de su cuerpo, esa verdad permanece en nosotros y el ejemplo de Jesús nos habilita a pararnos ante cualquier filosofía que contradiga la VERDAD de la cual estamos investidos. Debemos ser celosos [Tito 2:14, Apocalipsis 3:19, Josué 24:19] en cuanto a nuestro Salvador y su perfecta palabra.

Nuestra guerra no es contra carne o sangre [Efesios 6:12], sino contra la naturaleza de Satanás que engaña a los seres humanos para que se conformen con la gloria de este siglo [Mateo 13:22, Romanos 12:2] y para que pongan su corazón en las cosas terrenales [Mateo 6:19]. Nada más opuesto que el ejemplo de la obediencia de Jesucristo:

Filipenses 2:5-8
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
 
Nosotros debemos, siendo parte de la verdad, la Iglesia, la cual es su cuerpo, exponer la verdad con toda sinceridad. Con tanta desfachatez hablan en contra de Dios, con tanto descaro, insolencia y vulgaridad exclaman abiertamente posturas idolátricas, que sólo podemos discernir la necesidad de Cristo ante tanta pobreza intelectual.
Esto es Salvación, lideremos la VERDAD con toda Justicia ante cualquier expresión religiosa que quiera atacarlas con modos y con formas.
 
 
 
Hashtag: #elejemplodejesus


Carlos Samuel Mansilla

Actualizaciones sociales