MAPAS CULTURALES 2013, una nueva etapa

Luego de nuestro nacimiento a mediados del año 2011, hoy convertimos este espacio de contenidos en un lugar de expresión cultural.

Malvinas, Marcos Paz, y un corazón latente [Marcos Paz, Buenos Aires, Argentina]

Podemos discutir cualquier variante en torno a Malvinas, pero no podemos ignorar a nuestros chicos que resistieron con sus vidas

Grafittis en Merlo. Repensar la sociedad [Villa de Merlo, San Luis, Argentina]

En el cruce de las calles Becerra y Comechingones podemos ver un grafitti en el cual su autor nos lleva a pensar cuestiones más que interesantes

La Casona Morales: Revisando un poco la historia [La Paz, Córdoba, Argentina]

Carlos Morales es el EJE de esta entrevista. Nos relata tanto la historia de sus antecesores como la suya misma, la historia de todo un pueblo.

María Kodama. Borges entre nosotros [Merlo, San Luis, Argentina]

Un susurro comenzó a sugerir, como si la Villa de Merlo necesitara de ello, esa realidad manifiesta llamada Borges.

martes, 19 de noviembre de 2013

Juan Crisóstomo Lafinur y el "Museo de la poesía manuscrita" [La Carolina, San Luis, Argentina]


GPS:
Latitud 32°48'19.49"S.
Longitud: 66° 5'8.67"O.

Una historia, un pueblo, un poeta. Un rincón que albergo, como albergaron otros rincones, la cuna de las ideas, los anhelos y las certezas. Lafinur nos enseñó un camino a imitar, no por lo que él hizo sino cómo lo hizo. En cada contexto social, político, educativo, artístico, cultural, etcétera, lo que importa es: ¿CÓMO?

Con empeño, con dedicación, con locura y amor, sin importar las otras voces, rompiendo lo que estanca, quebrando los estándares que frenan la inventiva y la razón.

Pueden convivir las paredes de adobe con la arquitectura moderna, las calles herrumbradas por el dolor que provoca el oro en la salud con un atardecer glorificado en el horizonte, puede convivir el presente y el futuro, pero lo más importante es el ¿CÓMO?.

Cómo seguir adelante, cómo levantarnos, cómo pelear con nosotros mismos y confrontarnos con la tenacidad. La respuesta está en los que nos antecedieron.
Ellos pudieron. Él pudo.

Si alguno hoy en día asiste al lugar donde otrora fuera la casa de los Lafinur, podré ver la persistente naturaleza mordiendo el alma de pase quién pase por esas laderas. Allí hoy está el llamado "Museo de la poesía manuscrita: Juán Crisóstomo Lafinur", rodeado por lo mismo que ha rodeado ese rincón del universo desde tiempos que nunca vamos a poder precisar, pero que sin embargo nos remite a una eternidad reunida en las alas de un poeta, de un educador, de un maestro, de un soldado, de un guerrero, de un escritor, de un desterrado, de un rebelde, de una persona que hoy en día podemos combinar su imaginario y su realidad con la naturaleza misma, que podemos pensarlo históricamente pero tan presente y patente gritando a los cuatro vientos: ¡Libertad, pensamiento, vida, respiración, eternidad!

Si uno hoy conoce La Carolina entenderá el ¿Cómo?


(A Juan Crisóstomo Lafinur por Carlos Mansilla)
Web Oficial del museohttp://www.museodelapoesia.sanluis.gov.ar






WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

jueves, 14 de noviembre de 2013

Llegada del tren a Marcos Paz, Buenos Aires ¿Va a desaparecer? [Video]

Video del paso del tren por Marcos Paz.



El tren, medio de transporte único por tantas bondades respecto de la rapidez, de la posibilidad de transportar gran cantidad de personas, y que mientras en todo el mundo florece y se desarrolla, en el interior de Buenos Aires parece que va a desaparecer, o eso dicen. Ni que hablar del interior del país, que es fundamental y que ya ha desaparecido en tantos lugares.

Les dejamos los links de donde se está hablando sobre el tren.



Acá les dejamos un video de cómo pasa el tren por la estación de Marcos Paz, en dirección a Merlo.
Esto es folklore, esto es parte del decorado, de lo hermoso que nos identifica e identifica a los pueblos del interior, su pintoresca estación.


WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías, videos y audios de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

jueves, 7 de noviembre de 2013

Entrevista a Juan Carlos Ortega. PARTE 1. El algarrobo, el arte del escultor, y el histórico tornado que afecto a la Villa [Villa de Merlo, San Luis]

Entrevista a Juan Carlos Ortega. Escultor y artista de la Villa de Merlo
El algarrobo, el arte del escultor, y el histórico tornado que afecto a la Villa


Audio de la entrevista que se le hiciera para la nota de nuestra revista N°1.

Abajo les dejamos la desgrabación sin editar, y en crudo, de la rica exposición de nuestro querido artista, que ya es en la Villa de Merlo una persona difícil de esquivar cuando se hace y se gestiona cultura.

Audio exclusivo de MAPAS CULTURALES.

ENTREVISTA: 
El algarrobo para mí reúne todas las condiciones que yo necesito para poder plasmar mis pensamientos, mis ideas. El material, en el caso del Algarrobo, tiene todas las cualidades que yo le exijo que me brinde, llámele curvarlo, esculpirlo, en fin, exigirle al máximo como para lograr el rendimiento cien por ciento de su factibilidad maderable, porque tiene las condiciones que yo necesito para eso. 
Mi trabajo siempre lo basé en la búsqueda de material descartado, desechado, llámele por tala, por quema en el incendio forestal, en los últimos años fundamentalmente en la que se implementó de tal forma y de tal magnitud la tala indiscriminada a raíz de los nuevos procesos de aprovechamiento del suelo, llámele cultivo de soja, de maíz, de trigo, lo que fuere, lo concreto  es que se está deforestando sin límite y sin controles todo lo que es el territorio nacional.
------------ 
Toda mi obra la baso siempre en enviar mensajes escritos o por mi o por escritores a los que yo admiro porque tienen casi una similitud por no decir el mismo mensaje en la necesidad de preservar no solamente el recurso que hemos recibido cuando nacimos sino la necesidad de perpetuarlo, en este caso transformándolo, recreándolo, resucitándolo para que lo que antes fue un gozo tal vez físico, llámele la sombra de un hermoso algarrobo, llámele el fruto, la bebida que se prepara de él, se va a transformar en un gozo del espíritu al ver una obra de arte producto de ese material descartado, talado o lo que fuera. 
Le voy a citar un ejemplo cortísimo, año '70, '69, aproximadamente, no recuerdo bien el día, fue un 19 de noviembre, eso si me acuerdo, pasó por merlo, fue hasta Rincón del Este y bajó por la calle de Piedra Blanca hacia abajo un tornado, hizo época porque fue la primera vez que sucedía, pero que pasó, llevo a su paso la destrucción de lo que se había forestado, porque se notó más el daño hecho en la vegetación exótica, fue arrastrando cientos de árboles, que lógicamente como no arraigaron en este suelo porque no son originarios de acá, suelos pedregosos, aluvionales, casi todas las coníferas de la zona las volteó, no lo pudo hacer con todos los algarrobos y talas que encontró a su paso porque están diseñados para adaptarse a este suelo de montaña. 
Entonces yo que hice en aquel momento, en contra de todos los supuestos y de muchísimas opiniones encontradas con mi opinión construí este local que nos está alojando en este momento todo con material recolectado del paso del tornado. 
Este local lleva el nombre, se llama "El ciprés del tornado", porque el primer tirante que traje, ese que está ahí, (lo señala) fue un ciprés que volteo en una quinta que hizo época, una quinta muy famosa, la quinta de Joaquín Roviralta, en donde está el actual Casino Flamingo, había cientos de pinos, pinos araucarias, había de todas las coníferas que este hombre se empeño en forestar con eso toda su superficie, rodeando un olivar que aun está, si usted va al Casino Flamingo lo va a ver un olivar que está... sacaron poquísimos ejemplares nada más que los necesarios para poder edificar. Los demás están todos. 
Lo que no están son las coníferas que esta gente puso. Usted imagínese que ya acá tengo tirantes de más de 10 metros de longitud puestos, cuando en Merlo no había ni siquiera una maderera, no había donde comprar tirantería, había que hacerla. Y nadie aprovecho tirantería, digamos, de esa madera tirada por el viento, porque decían que no podían cubrir superficies tan grandes, y ya lo puede ver usted, yo tomé el sistema de los cabreados emulando las técnicas europeas y ahí están, calcule usted que del año 70, hace casi cuarenta años que eso está puesto ahí. Tal cual usted ve. Está inalterado, se mantuvo en pie tal como yo lo construí, y he ido en contra de muchos vaticinios de que esto no iba a andar, paredes, techos, pisos, todo con el mismo material.




WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías, videos y audios de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

lunes, 4 de noviembre de 2013

María Kodama. Borges entre nosotros [Merlo, San Luis, Argentina]

A partir del momento en que se supo que iba a venir María Kodama, un susurro comenzó a sugerir, como si la Villa de Merlo necesitara de ello, esa realidad manifiesta llamada Borges. Esta visita dejó en suspenso la respiración, porque el aire quedó consumido en este choque agüeriano y borgiano, dejando y demostrando que el estado cultural actual que nos sobrevuela goza de buena salud. 
Por Carlos Mansilla



Su itinerario fue maratónico, desde la CASA DEL POETA hasta el Algarrobo Abuelo, pasando por las bibliotecas de la Villa y culminando con una disertación acerca de “Borges y los libros” en el Hotel Casablanca, la cual fue más que concurrida.
Acompañarla fue un placer, pero más aun lo fue el de sentirnos parte de un saber que sólo guarda la mejor emisaria al cuidado del legado de Borges, y esto lo dejó demostrado en todo momento y el que tuvo la oportunidad de escucharla se habrá dado cuenta del amor que profesa y demuestra de manera integral en esta diligencia que le tocó vivir. Al llegar la noche expuso el tema programado para el auditorio, contestó preguntas y recibió agradecimientos, en una interacción que dejó a todos satisfechos. Dejó en claro entre otras cosas que Borges no era aficionado al teatro pero sí amante del buen cine, que era fervoroso del tango pero no así de Gardel, que según él lo había destruido, que fue víctimas de las críticas de sus contemporáneos e instó a  revisar la producción periodística de la época.


MAPAS CULTURALES:
La palabra “Borges” a nivel social en la Argentina tiene un imaginario muy fuerte. Cuando se te acercan o estás en un lugar, ese imaginario, esa admiración, esa palabra tan concreta que está tan impregnada en el social argentino, desde tu perspectiva: ¿Cómo lo ves, cómo lo recibís y cuál es tu punto de vista? Muy distinto a lo que piensa cada uno de nosotros desde un alejamiento físico, que no fue el caso tuyo

MARÍA KODAMA: 
A mí me da mucho placer, primero porque lo que siento es algo que va más allá. Dejemos de lado a toda esa gente que se dedica al estudio de su obra. Cuando encuentro gente que tiene otras profesiones, que tiene otras ocupaciones en su vida, pero que de todos modos sienten que Borges para ellos es algo importante, para mí es motivo de una enorme felicidad, porque si es así, es como que hay una esperanza de un cambio profundo en mucha gente.
Muchas veces he estado hablando en lugares frente a gente que no lo había leído nunca, en conferencias donde los presentes no estaban familiarizados con su obra, donde el motivo de la exposición había sido diferente a otras.
Esto indica, desde este punto de vista, que Borges tuvo una personalidad lo suficientemente fuerte, magnética, para atraer la atención de gente más allá de lo que su obra hubiese podido atraer. Ellos han sentido lo que él ha transmitido, a través de cómo él se presentaba, como era él en realidad, como ser humano y como hombre, ya sea por la televisión o por los diarios y revistas, y esto ha despertado esa admiración aún en gente que no ha leído su obra.
Para mí ha sido un hombre fascinante desde el punto de vista que nunca se traicionó a sí mismo, creo que esa es una de las cosas más difíciles que tiene un ser humano. Cuando uno tiene determinadas ideas, o determinada vocación, hay muchas tentaciones en el camino que nos pueden llevar a traicionar las cosas en las que creemos o en las que pensamos. Él perdió en su vida muchas cosas por no traicionarse a si mismo, y eso es lo que yo más amo en él, ese ser ético que él era, y por eso 26 años casi después de su partida sigo con él.

Después de la visita de BORGES a la Villa de Merlo nos quedó esa molestia de no saber si hablar en pasado o en presente para referirnos tanto a él como a su obra. Esto es algo que no vamos a poder sortear, pues a veces la cultura supera esas barreras que es imposible concebir en otros estadíos de la sociedad. Ese imaginario es más real incluso que la existencia misma de nuestro querido escritor, quien como el poeta Agüero fueron más asiduos lectores que escritores, pero eternos presentes que hoy nos toman diariamente de la mano para susurrarnos que ellos mismos nos pertenecen como propiedad universal de los sentimientos identificados con nuestro país.

Video de la visita de María Kodama a la Villa de Merlo. PARTE 1





Foto: María Kodama. A su derecha Orlando Agüero Adaro (Sobrino
del poeta) y a su izquierda Gustavo Romero Borri (Jefe del Subprograma
Gestión y Administración Cultural de San Luis). Detrás, El Algarrobo
Abuelo con la imagen de Antonio Esteban Agüero.






WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías y videos de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com / (0266) 15 4296122
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

sábado, 2 de noviembre de 2013

La Casona Morales: Revisando un poco la historia [La Paz, Córdoba, Argentina]

Carlos Morales es el EJE de esta entrevista. Nos relata tanto la historia de sus antecesores como la suya misma.



El pueblo se funda el 3 de febrero de 1858, quizá diez o doce años después comienza la construcción de esta vivienda. Tiene más de ciento cuarenta y pico de años. La casa la obtiene mi abuelo, José Bruno Morales. Él no fue el propietario directo, la adquiere en 1916 aproximadamente, se la compra a un señor que la había comprado luego de un remate realizado en la ciudad de Córdoba.


Mi abuelo entonces se radicó con su familia, tuvo sus hijos en esta casa, la cual quedó para mi padre. Esta herencia la continúo yo.

La idea es difundir La Casona, que la gente la conozca, mostrarla, porque es un testimonio de las costumbres de cómo vivía la gente antes, son casas tipo chorizo con paredes de adobe de cincuenta y cinco, sesenta centímetros de ancho.

La Villa de la Paz antes de su fundación era un paraje llamado San Juan de los Tala. Un grupo de vecinos, encabezado por Don José Braulio Funes, quién fue uno de los gestores y promotores de fundar y formar el pueblo, hacen una nota al Gobernador de esa época de apellido Ferreira donde ellos solicitan el título de Población, para lo cual ellos donan al estado provincial ciertas tierras para que se hagan los edificios públicos. Por esto, el gobernador, mediante decreto autoriza la fundación del pueblo, entonces pasa a llamarse Villa de la Paz.

Son 42 los vecinos del pueblo que firman la carta presentada a la gobernación, entre ellos está mi bisabuelo que se llamaba José Morales, que no sabía leer ni escribir, entonces firma a ruego una persona de apellido Funes. Él como otros, que no tenían instrucción, hacían firmar a ruego a los que sí sabían leer y escribir.

Esas 42 personas representaban a las familias de la zona, a los parajes vecinos, todos oriundos y nacidos en su mayoría acá, una población que ya existía, caseríos, en donde antes era una estancia que se empezó a dividir en terrenos y a poblarse, y que ahora se encontraban representados en ese grupo visionario.


CRECIMIENTO
Yo nací acá, en 1960, mi hermano el año anterior, y tanto mi papá como mi abuelo y bisabuelo son oriundos de acá.

Cómo ves el crecimiento de La Paz:

Desde hace unos cuatro o cinco años a esta parte en que se pavimentó hasta Merlo, se ha notado un gran incremento y un crecimiento muy importante. En todo aspecto, comercial, poblacional, en la construcción, en la cantidad de viviendas y en los nuevos inmuebles, en la circulación de gente y de vehículos. Se ha hecho un corredor turístico de Merlo a San Javier, por lo que transitan por La Paz como si fuera una gira turística.  La ruta atraviesa por el medio del pueblo, por la plaza, que es nuestro atractivo principal, y por ende mucha gente viene y gusta del lugar.
Esta plaza, ha sufrido modificaciones, cuando se comenzó estaba rodeada por tela olímpica. Tenía un cerco perimetral con molinetes en las esquinas y en los centros para que pudieran ingresar las personas. La finalidad principal del tejido era para que no entraran los animales a comer las plantas y destruir todo lo que se había forestado.
Ahora hay mucha gente, vecinos que se han radicado, que han venido  de distintos lugares del país, precisamente buscando eso, esa tendencia, esa paz, esa tranquilidad
Ahora, la fuente económica del pueblo un poco es el turismo. Históricamente la fuente de ingreso han sido las hiervas medicinales, los yuyos, por eso los vecinos y varios comerciantes han progresado, gracias a la recolección. No hay grandes fuentes de trabajo, económicamente son muy acotadas las posibilidades que tienen los que viven en este pueblo.
Yo terminé acá el secundario, a los 17 años, y así como yo muchos vecinos y chicos se tenían que ir, porque lamentablemente no hay fuentes de progreso en el pueblo. Hay que migrar, yo me fui a estudiar a Córdoba y después me radiqué en Carlos Paz y ahora vengo a explotar comercialmente La Casona únicamente en período estival, pero sigo viviendo allá.



PRECURSORES

Una de las cosas que yo siempre destaco y me llena de emoción es que hubo un grupo de vecinos en los años '65, '66, o antes también, que crearon el establecimiento educacional secundario y dieron la posibilidad a los que terminaban el colegio primario de poder continuar. Entre ellos estaban: Mi mamá, también el señor Antonio Lopez, que ha sido legislador provincial y una persona muy importante y reconocida de nuestro pueblo, Teresa Torres, que ya falleció, la señora “Chicha” Barrera de Guanciali, y a la cabeza estaba Doña Eudora Carrera de Necco, quien fue una de las promotoras principales.
Comenzó a funcionar donde era el colegio primario, le prestaban el edificio, entonces por las tardes se usaba el mismo establecimiento para el nivel secundario. Se comenzó con primer año, luego segundo y siguió tercero. Así se hizo una cadena. Hoy en día hay dos colegios secundarios.
Lo que yo destaco es que Doña Eudora, esposa de un médico, vivían en Loma Bola, saca la lotería de Córdoba, el gordo de navidad, en el año 70, 71, y con ese dinero ella compró la esquina frente a la estación de servicio, que era una pensión. Compra ese edificio, compra pupitres nuevos, sillas y ahí se hace el nuevo colegio secundario, Juan Bautista Alberdi, con edificio propio.
Yo rescato la vivencia de esta señora y sus colaboradores, que durante seis años no cobraron nada, trabajaban Ad Honorem, después el estado les reconoció todos esos años que habían trabajado, pero mientras tanto no tenían sueldo, hacían todo a pulmón, para lograr el crecimiento de los jóvenes. Si no hubiese estado ese colegio secundario, muchos de los jóvenes, entre los cuales me incluyo, no sé en qué estado estaríamos, porque nos hubiésemos quedado en el pueblo, donde no había mayor progreso ni fuentes de trabajo para que se puedan quedar los jóvenes. Muchos, o la mayoría de nosotros no podíamos ir a estudiar a ciudades más importantes, incluso a Merlo o  Villa Dolores, ni hablemos de Villa Mercedes o Córdoba. No podíamos porque la posibilidad económica de nuestros padres no lo permitía, entonces la creación de este colegio logró que muchos vecinos de La Paz y de la zona pudieran tener secundario completo y que hoy sean profesionales: Abogados, escribanos, contadores. Es algo destacable y de lo cual siempre me gusta hacer alusión, porque interpreto que el pueblo creció gracias a esa parte intelectual. El desarrollo del colegio secundario le dio una vida más amplia a la población, permitiendo que muchos chicos que habían terminado el primario y quedado en el pueblo, hayan tenido un nivel educacional más elevado.

La Villa de La Paz se fue diagramando con varias personas que creyeron que el “caserío” podía llegar a ser algo más. Con el tiempo muchas personas fueron dando todo lo que podían y más de lo que tenían por amor a su lugar, a su suelo, a un proyecto para sus propias vidas y para el futuro de sus hijos y nietos. Carlos Morales viene de una de las familias directas a la fundación, y tanto él como muchos de sus contemporáneos hoy pueden decir que la tarea de todos fue cumplida con creces.

Ejemplo tenemos en Doña Eudora, y esperamos que hayan más personas como ella en el futuro. Despegarse de riquezas para enriquecer el intelecto de un pueblo es algo admirable. Las obras de bien no se pueden medir, sólo se pueden apreciar de acuerdo a las repercusiones futuras, y esto es imposible de precisar, pero es la marca que siempre ha diferenciado a los visionarios de los demás.





WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías y videos de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com / (0266) 15 4296122
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

Pista de skate y el derecho a los espacios sociales [Marcos Paz, Buenos Aires, Argentina]

En el llamado Paseo de la estación, se ubica la pista de skate, roller y bike de Marcos Paz. Y Mapas culturales festeja la creación de espacios para que cada persona tenga un espacio de contención que los agrupe dentro de pertenencias identificadoras acorde a gustos, deseos, afinidades, etcétera.



La municipalidad, la provincia y obviamente la nación, deben tener políticas para la inserción y el fomento de actividades para la diversidad de habitantes, sobre todo para los jóvenes. Si a los jóvenes no se los integra, entonces lamentablemente se los relega. Ignorar es relegar. La culpabilidad no está solamente en actuar directamente de forma negativa, sino de ignorar lo que ocurre en las calles, en las plazas, en las casas, en los colegios, y en la vida misma de los integrantes de la sociedad.

Crear un espacio quizá sea sinónimo de alejar a los chicos de los peligros de la calle y las consecuencias negativas que pueden llegar a acarrear. Cuando no existe la contención, el destierro que puede llegar a sentir una persona por causa del olvido, puede llegar a ser aterrador en los más jóvenes. A esto se suman todas las presiones de sus pares, los padres, los educadores, etcétera, y la sensación de abandono es una fuerza de la cual no siempre se puede precisar la reacción. 

Debemos fomentar la creación de espacios tales como bicisendas, parque de juegos para discapacitados, accesibilidad a personas con capacidades diferentes, canchas de bochas, creación de espacios para las diferentes expresiones artísticas, espacios para exposiciones y desarrollos de actividades, fomento para grafiteros en espacios públicos, y tener una mirada objetiva sobre que espacios nos faltaron a nosotros cuando éramos jóvenes.

Lo que a nosotros nos faltó no les debe faltar a los más jóvenes, en un círculo en el cual todos somos actores sociales y nos afectamos y limitamos mutuamente para el crecimiento de la comunidad. Todos debemos contribuir desde lo más mínimo, incluso en el fomento de crear conciencia para no tirar papeles en la vía pública, hasta lo máximo proveniente desde las autoridades. Las autoridades podemos ser nosotros o los niños que en el futuro ocuparan nuestros espacios actuales.

Festejemos y fomentemos los derechos al acceso a ser nosotros mismos sin impedimentos.





WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías y videos de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com / (0266) 15 4296122
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076

viernes, 1 de noviembre de 2013

Grafittis en Merlo. Repensar la sociedad [Villa de Merlo, San Luis, Argentina]

La vía pública es “pública” y en las grandes ciudades se produce como una contaminación visual que en el marketing se llama bombardeo publicitario. Te bombardean constantemente y vos llegas a tu casa pensando en todas esas cosas, cargado con todo eso, aturdido.
Además están los semáforos, frenar, estar atento a todo, la gente que te choca, pero más allá de todo eso, está buenísimo poder compartir el espacio público y poner ahí una obra de arte

Fernando Garimaldi

Fotos: Becerra y Comechingones. Villa de Merlo, San Luis.

GPS
Latitud:   32°20'26.06"S
Longitud:   65° 0'46.93"O

La cultura del grafiti conlleva, con el nacimiento mismo del movimiento, la esencia de la clandestinidad. Su raíz más importante nos lleva a Brooklyn, Nueva York, y a otros de sus distritos en donde gozó de gran expansión entre las pandillas. Fernando, autor de la obra: FREEDOM, situada en el cruce de las calles Comechingones y Becerra, nos explica los pilares fundamentales de esta ideología:

Yo no puedo expresar algo concreto y mucho menos decir “esto es esto”, o que algo “no sea” por el hecho de que alguien lo entiende de otra manera. Más allá de lo que yo pueda expresar, la obra de arte se completa con la opinión del otro, aunque no me vaya a enterar nunca, es algo que se separa de mí. La obra queda en manos de la gente y ellos pueden interpretar lo que quieran.
Cuando me expreso, existen limitaciones como pueden llegar a ser las temáticas de los auspiciantes, esto te limita al momento de expresar algo social, popular y shockeante, o de contenidos a nivel nacional, y todo eso es la base del Street Art, que justamente son las intervenciones que me gustan hacer.

A veces cuesta explicar cómo es esta movida del arte callejero. El grafiti es el arte de “hacer bombas”, de salir a la noche con tarros de pintura y aerosol, y hacer algo que para la sociedad está mal. Así como no podés hacer una marcha en contra de la policía y que la policía te ayude cortando el transito, no se puede reclamar una liberación del arte grafiti yendo a pedir permiso para pintar. Hay una cuestión anónima, la de construir un personaje y que la gente se lo crea, que lo conozcan como algo popular, y que desde la clandestinidad nunca se pueda confirmar. 
Hay una parte que también se tiene que vivir que es la de la transgresión, salir a pintar lugares que no se deben, apareciendo en un montón de lugares, burlándote de las cámaras y de todas las movidas, eso genera además otros juego en la misma gente. Y todo esto ha sido históricamente el eje para este movimiento, todo esto es la esencia misma del grafiti, la soledad del artista poniendo su firma en la vía pública, enmarcando su nombre y su calle para toda una sociedad que pasa apresurado frente a una “pintada”.
Un artista nacido en la Villa de Merlo 
Empecé con el grafiti dibujando una pared en mi casa con un lápiz. Es todo una cuestión de seguridad, de creer que se puede, de visualizarlo. Te ayuda un montón mirar a otros artistas cómo trabajan, y darte cuenta de que si ellos pueden uno también tiene que poder. A mí siempre me pasó lo mismo, tanto con el longboard como con el grafiti, es una cuestión de voluntad. Yo simplemente “me mandé” y empezó a salir todo bien. 
Cuando encaro una obra voy con un boceto y lo voy cambiando todo el tiempo. Varía según el ambiente, el momento, de cómo me haya levantado, y si ves los bocetos te vas a dar cuenta que no tienen nada que ver con la obra final. Además, la obra se conecta con el contexto. Yo visualizo la pared para conectarme con el ambiente, trato de sentirme rodeado de lo mismo que rodea la pared. No podés criticar mi pintura sin estar en el lugar, porque el lugar tiene mucho que ver, tenés que estar en la calle, pasan autos, si estás muy cerca no lo podés apreciar, entonces tenés que cruzar del otro lado de la vereda. Cada pared es distinta, cada esquina es distinta, por lo tanto es imposible hacer lo mismo en otra pared.
Los materiales también te obligan a ir cambiando, el aerógrafo, el pincel, el rodillo, el aerosol, son todos diferentes, en el hecho de cómo se trabaja, cómo “agarrás”, el peso de cada uno, cómo lo vas a manejar, si se te cansa o no el brazo después de tantas horas trabajando. En el caso de FREEDOM fueron más de cinco horas de estar pintando.

FREEDOM: Una pared insignia:
Fernando nos explica que la palabra FREEDOM (Libertad en inglés) está puesta en su idioma original porque, por un lado, tiene que ver culturalmente con el idioma que da inicio al arte mismo, por otro lado, a las connotaciones inherentes tanto a la música de Bob Marley como a otros referentes, y finalmente, al sonido en sí, que es muy diferente a su traducción castellana y que tiene un peso auditivo muy diferente. El nos dice:

Está muy bueno cruzarte con la gente y enterarte qué se le cruzó por la cabeza frente a la pared, de toda esa energía que capta la misma pared, de todo ese escándalo.
Cuando hice FREEDOM, la reacción de la gente que pasaba era “mortal”, como yo estaba escuchando música con los auriculares me los tenía que sacar para poder saludar. Eso pasó porque estuve pintando solamente un día, pero si hubiera estado varios días seguidos, entonces hubiera habido una continuación, hubiera entrado en la rutina de la misma gente, de quienes hacen todos los días las mismas cosas. 
Ese día apareció la policía, bajaron del móvil y se pusieron alrededor mío, yo no los había visto, se me puso uno de frente y entonces me saqué los auriculares, ellos pensaban que les estaba “tomando el pelo”. Cuando me preguntaron qué estaba haciendo les argumenté que estaba todo arreglado con el dueño de la pared, lamentablemente no sabía el nombre pero les dije que vivía ahí. Fue una situación muy graciosa que mientras sucedía, una amiga que estaba conmigo sacaba fotos. Uno de ellos se fue para hablar con el dueño mientras a los otros yo les explicaba el sentido de la obra.

Fernando nos habló de la sociedad y del sistema educativo que marginan cuestiones estéticas como las rastas y la música, entre otras cosas, que encasillan todos los males en una persona por su diferencia en el aspecto, o que ven con malos ojos y desprecian los reclamos reales de los más chicos. Todos, como sociedad, estigmatizamos ciertas diferencias cuando se escapan de los cánones establecidos en un lugar y espacio dado, pero esas falencias son NUESTRAS como seres humanos y tenemos que cambiarlas lo antes posibles, no vaya a ser que lo que más tememos se haga realidad y nos fagocite. Y agrega:

Hace cuatro o cinco años que Merlo está creciendo “a pleno”. Yo tenía un problema existencial y no quería que crezca. Ese crecimiento lo pudimos palpar cuando murió mi amigo (Joni Silva) quién desde hace diez años venía bajando en longboard desde “allá arriba” (De las Sierras de los Comechingones), incluso había personas que practicaban descensos desde el filo hasta cuatro veces por día, y nunca pasaba nada. Con este crecimiento un día se cruzó un auto y pasó lo que pasó. Ahora tampoco podemos andar por otros lugares, ni por el centro, los autos se meten cómo y dónde quieren y alegan que si crecemos como ciudad tenemos que evolucionar todos continuamente con la ciudad. Finalmente lo pude entender, pero de todas maneras no me gusta el precio.

Fernando termina diciendo
Yo pienso en tener un aerosol más que en tomar una cerveza, es una concentración total, lo primero que pienso al levantarme y lo último que hago al acostarme, es así, tenés que tener esa pasión por las cosas, con esa constancia sé que puedo llegar a lo que quiero. Los artistas somos personas que nos ponemos a cuestionar, es la manera de comenzar, tratando por todos los medios aún sin tener nada, ni efectivo. Es el camino para buscar algo propio, un estilo, una técnica, una evolución, sólo tenés que ser creativo, hacer las cosas sin limitaciones y buscar algo que nadie haya hecho, para poder decir “es esto”. Eso creo que es lo que me falta a mí, pero sé que lo estoy por alcanzar. Estoy en esa búsqueda, exprimiendo, mezclando y tomando de cada variedad artística. Nunca hay que dejar de ser creativo ni dejar de crear cosas, hay que revolucionar todo el tiempo.

Fotos: Becerra y Comechingones. Villa de Merlo, San Luis.



WWW.MAPASCULTURALES.COM.

MAPAS CULTURALES
Un recorrido hacia lo nuestro
Producciones y tratamientos de contenidos

Todas las notas son producciones originales de MAPAS CULTURALES
Las fotografías y videos de esta nota son originales de MAPAS CULTURALES

Mapas culturales / info@mapasculturales.com / (0266) 15 4296122
© 2012 Registro nacional del derecho de autor, Expediente N° 5029076